La Voz del Nervión
Espa√Īol (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

La hora

Enlaces

  • Enlaces
  • Enlaces
  • Enlaces

El Sol

07:4314:2421:04
Sevilla, Espa√Īa

El tiempo

Sevilla
0°C
Sevilla °C Londres °C Par√≠s °C Nueva York °C Tokyo °C
[Detalles]

Wikipedia

Calendario escolar

Agosto 2019
L M X J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1
La leyenda de Madame V
Lengua y Literatura - Cuentos y relatos
Escrito por Aldo Iglesias Losada   
Domingo, 25 de Diciembre de 2005 03:17
La leyenda de Madame V


El siguiente suceso fue recogido y estudiado por el gran parapsic√≥logo francés Robert Tocquet, profesor de la Escuela de Antropolog√≠a y miembro del Consejo Directivo del Instituto Metaps√≠quico Internacional de Par√≠s, en el cual el fantasma fue, adem√°s, fotografiado dos veces. El principal testigo de este caso fue una señora, quien confi√≥ sus notas escritas a Robert Tocquet, rog√°ndole que no revelase su nombre, a medida que se desarrollaban los hechos. Por sugerencia de Tocquet, "Madame V." trat√≥ de hacer algunas atrevidas experiencias en un gran caser√≥n del siglo XVII, Le Prieuré (El Priorato), donde tuvieron lugar los hechos. All√≠, efectivamente, hab√≠a residido una comunidad de frailes, que fue disuelta durante la Revoluci√≥n Francesa, y su prior fue torturado y muerto. "Madame V." quiso pasar una temporada de descanso en el lugar arriba mencionado, le Prieuré. El d√≠a 6 de julio de 1955 se aloj√≥ all√≠ con sus dos hijos, de veinte y treinta años, cuyos nombres respectivos eran Jean y Gaston. A los cuatro d√≠as de estar instalados all√≠, el fantasma de un monje encapuchado y sin manos se apareci√≥ a la señora en su habitaci√≥n, que hab√≠a sido, en tiempos pasados la habitaci√≥n del prior. "Madame V." relat√≥ su experiencia: Aquella noche del 10 de julio, vi por primera vez vagar por mi habitaci√≥n una sombra oscura, formada por una niebla opaca, detr√°s de la cual parec√≠a haber una luz. Aquella sombra, de forma humana, llevaba una larga vestimenta, un manteo, y parec√≠a tener la cabeza cubierta por una capucha.

La sombra avanz√≥ lentamente hacia m√≠. Presa de espanto, me senté en la cama, con la espalda contra la pared y la garganta seca. Estaba helada pero al mismo tiempo sudaba. Quise levantarme, gritar, pero ning√ļn sonido sal√≠a de mi boca: un terror indescriptible me manten√≠a clavada all√≠. La sombra avanz√≥ hasta situarse ante la chimenea, entonces se arrodill√≥ y yo sent√≠ el golpe de sus rodillas contra el pavimento. Se prostern√≥ tres veces, con las mangas juntas, en un gesto de s√ļplica. Después de permanecer mucho tiempo arrodillada, se prostern√≥ de nuevo tres veces m√°s, se alz√≥ poco a poco y se encamin√≥ hacia la puerta de una pequeña habitaci√≥n que se encuentra al lado de una alcoba. Pocos segundos después noté como la ca√≠da de un cuerpo a tierra, dentro de la pequeña habitaci√≥n. La pobre señora pas√≥ el resto de la noche despierta, mientras su coraz√≥n lat√≠a desordenadamente. La luz del d√≠a, por fin, entr√≥ en la habitaci√≥n y la señora se levant√≥ para ir al jard√≠n, donde luc√≠a un sol radiante.

Pasaron unas cuantas semanas sin que nada sucediera. "Madame V.", interiormente, deseaba el retorno de la aparici√≥n, porque lamentaba no haber trabado conversaci√≥n con ella. Este deseo, no formulado, no tard√≥ en cumplirse. Una tarde, cuando ya se hab√≠a acostado, la puerta de la habitaci√≥n se abri√≥ lentamente y el espectro del viejo monje entr√≥. Tra√≠a consigo un fuerte olor a moho, a tumba. Muy espantada, la señora vio que la aparici√≥n lloraba; sus espaldas se sacud√≠an como si sollozase, y por tres veces, dio golpes en el suelo con la cabeza. Cada vez, una voz extraña, indescriptible, que parec√≠a venir de lejos, dec√≠a: "Dios m√≠o, misericordia, tened piedad de m√≠; tened piedad, Dios m√≠o, perdonadme, Jes√ļs."

Se inici√≥ entonces un extraordinario di√°logo entre la señora y la aparici√≥n: ésta comenz√≥ por recriminarla por alojarse en un lugar que pertenec√≠a a los religiosos; después le hizo una serie de profec√≠as. Dijo que el globo terrestre estallar√≠a por la locura de los hombres; Europa, Asia y √Āfrica se sumergir√≠an y no quedar√≠a emergida m√°s que la parte sur de América. Luego el fantasma habl√≥ de un cautivo al que hab√≠a dejado morir en un calabozo; en otras entrevistas con la señora, le habl√≥ de una imagen de la Virgen que estaba rota y enterrada en un lugar del jard√≠n -donde, efectivamente, fue encontrada- y dijo que a él lo hab√≠an matado los revolucionarios, que le cortaron las manos y lo emparedaron. Rog√≥ que rezasen por él. Los hijos de "Madame V." terminaron d√°ndose cuenta de que a su madre le pasaba algo: adelgazaba, estaba p√°lida y mostraba un gran desasosiego. Aconsejada por Tocquet, la señora habl√≥ finalmente de la aparici√≥n a sus hijos, que de momento no le creyeron... hasta que Jean, el pequeño, también lo vio, cosa que le trastorn√≥ de sobremanera. Tocquet les dijo entonces que trataran de fotografiar al fantasma y, si les fuese posible, lo tocaran. Ambas cosas se realizaron: el fantasma fue fotografiado dos veces por Jean el 26 de octubre de 1959, y a finales de noviembre, la señora se tropez√≥ con el monje espectral en un relleno de la escalera y, sin pensarlo dos veces, toda ella en tensi√≥n, le puso la mano a la altura de la cintura, aunque eso si, con los ojos cerrados. Inmediatamente sinti√≥ un violento golpe en el mismo lugar de su propio cuerpo, y después un fr√≠o glacial, que casi la ahogaba, mientras la forma se disgregaba ante ella y ante Jean, que hab√≠a asistido a la escena desde el pie de la escalera. Casi inmediatamente las manos de la señora se hincharon y not√≥ un dolor intenso, como de quemaduras producidas por el fr√≠o. La hinchaz√≥n y las pequeñas quemaduras duraron muy bien un par de meses y tuvieron ocasi√≥n de ser examinadas por Robert Tocquet. "El fantasma estaba formado por una especie de vapor glacial, ligeramente viscoso. Por debajo no hab√≠a nada; ning√ļn esqueleto, que era lo que yo pensaba encontrar", explic√≥ la señora al parapsic√≥logo.

Extraído de www.estasmuerto.com.

 

Para a√Īadir comentarios debe estar registrado.