La Voz del Nervión
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

La hora

Enlaces

  • Enlaces
  • Enlaces
  • Enlaces

El Sol

09:2914:1719:05
Sevilla, España

El tiempo

Sevilla
0°C
Sevilla °C Londres °C París °C Nueva York °C Tokyo °C
[Detalles]

Wikipedia

Calendario escolar

Diciembre 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
Los niños que levantan la India
Noticias - Internacionales
Escrito por Marina Arjones Maldonado   
Lunes, 15 de Junio de 2015 09:02

El Gobierno de este país asiático ha prohibido trabajar a los menores de 14 años. También ha endurecido las sanciones para los infractores. Los defensores de los Derechos Humanos creen que no es suficiente.

Ding dong. Son las 8.30 de una mañana cualquiera y en los barrios residenciales de Delhi suenan los timbres. Niños que cargan bolsas en un carro tirado por una bici recogen la basura a domicilio y demuestran que en la India no hace falta salir de casa para ver menores trabajando. Y, al salir, más de lo mismo en restaurantes, pequeñas tiendas o puestos de comida callejeros.

El trabajo infantil en la India es una realidad que no decae. El Gobierno ha tomado cartas en el asunto, pero los cambios que propone generan dudas entre los activistas, que consideran que los propósitos de los políticos y las consecuencias que generan las leyes van por caminos opuestos. Ayer se celebró el Día Mundial por la Erradicación del Trabajo Infantil y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo dependiente de Naciones Unidas, publicó un informe que alerta de que el 11% de la población infantil mundial trabaja.

La India sale con frecuencia en este estudio. El mes pasado, el gabinete del primer ministro Narendra Modi aprobó la prohibición del empleo de menores de 14 años en cualquier trabajo, excepto en empresas familiares o en actividades de entretenimiento o deportivas (excluyendo el circo). En estos casos, el trabajo del menor debe realizarse fuera del horario escolar o en vacaciones y siempre que no sea un empleo peligroso. La parte referida a la seguridad se aplicará también a adolescentes de entre 14 y 18 años.

En el paquete de medidas, que debe pasar por el Parlamento, los castigos por incumplimiento de la ley se han endurecido: dependiendo del número de infracciones, la pena puede llegar hasta los tres años de cárcel y 50.000 rupias (unos 700 euros) de multa.

Pero los activistas han calificado de «regresivos» los cambios del Gobierno de Modi, que de pequeño ayudó a su padre a vender té en los trenes. «Estamos legalizando una horrible realidad en vez de prohibirla», dice el abogado Vrinda Grover. También apunta que, a pesar de que el Gobierno quiera evitarlo, podrían afectar a la Ley de Educación, que establece la escolaridad obligatoria hasta los 14 años. Los activistas temen sobre todo el abandono escolar femenino, que ya dobla al masculino.
Excepciones

Para justificar las excepciones laborales en el ámbito familiar, el Ejecutivo sostiene que se basa en un «equilibrio entre la necesidad de educar a un niño y la realidad socioeconómica del tejido social del país». Según el Banco Mundial, 300 millones de indios viven con menos de 1,25 dólares al día. En muchas familias, los niños acompañan a sus padres en trabajos como la artesanía o la agricultura «al mismo tiempo que aprenden los conceptos básicos de esas ocupaciones».

«Las industrias que se basan en el trabajo desde casa serán usadas para la explotación de niños y eso traiciona la verdadera intención de este Gobierno», dice Grover. Es el caso, por ejemplo, de la industria de los bidis, el tabaco barato fabricado por mujeres y niños que, sentados en el suelo de sus casas, enrollan unos 1.000 cigarrillos al día que luego dan a las tabacaleras.

En un país donde cientos de millones viven de la agricultura, el campo se convierte en el primer destino laboral de muchos menores. «Hasta que llegué a décimo curso tuve que compaginar trabajo y estudio; prefería estudiar pero tenía que ayudar a mi familia», cuenta Rahul Kumar, un joven que ayudaba a sus padres en su granja de Bihar, al norte de la India.

La Ley de Trabajo Infantil actual, de 1986, sólo prohíbe el empleo de menores de 14 en algunas ocupaciones peligrosas y su última modificación, en 2012, no cercena por completo esta práctica. Su cumplimiento es una utopía y millones de niños trabajan en fábricas y minas. Y eso que, en la primera década de este siglo, los menores de 14 años trabajadores han bajado de 12,6 a 4,3 millones.

«Esta lacra persiste por la corrupción de las autoridades y por la apatía de la sociedad. Detrás de la explotación infantil hay mucho dinero negro», afirmó a EL MUNDO Kailash Satyarthi cuando ganó el Nobel de la Paz por su lucha en defensa de los derechos de los más pequeños. En la India una cosa son las leyes y otra muy distinta su implementación.

 

Para añadir comentarios debe estar registrado.