La Voz del Nervión
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)

La hora

Enlaces

  • Enlaces
  • Enlaces
  • Enlaces

El Sol

07:3814:1921:01
Sevilla, España

El tiempo

Sevilla
0°C
Sevilla °C Londres °C París °C Nueva York °C Tokyo °C
[Detalles]

Wikipedia

Calendario escolar

Abril 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6
El País Vasco se enfrenta con las armas en silencio a su pasado reciente
Noticias - Nacionales
Escrito por Salvador Mata Sevillano   
Lunes, 08 de Junio de 2015 08:53

alt

¿Allguien creyó que la retirada de ETA daría paso a la regeneración moral y política en una sociedad castigada por el martilleo constante de la violencia sectaria y sometida a la depuración ideológica durante casi cuatro décadas de democracia?

¿Cabía esperar que el brazo político del terrorismo vasco aceptaría mirarse en el espejo de la historia y abominar de su pasado? “La batalla del relato es el termómetro que medirá lo definitivo de la derrota de ETA”, sostiene Javier Marrodán, doctor en Comunicación Pública, periodista y autor del libro Relatos de Plomo. Historia del Terrorismo en Navarra. Tres años y medio después del anuncio del final de la violencia, vascos y navarros respiran aliviados por la retirada de la amenaza, confortados en esta novedosa situación de seguridad, pero no se han descargado de las convulsiones vividas, no se han liberado de los prejuicios, las aversiones, los odios.

Hay un rescoldo del miedo y una sombra de incertidumbre que se resiste a desaparecer. “¿Se hablará de terrorismo, de su retórica y del sufrimiento de las víctimas o se vindicará el nombre de los victimarios y se les exculpará del daño causado en aras de la construcción nacional?”, se preguntan los historiadores José Antonio Pérez y José María Ortiz de Orruño en el prólogo de su libro Construyendo memorias, Relatos históricos para Euskadi. El País Vasco no es, ni podrá serlo en mucho tiempo, la plaza pública compartida donde las gentes se encuentren y reconozcan desde el respeto a la pluralidad y a la diferencia amistosa. ETA ha dejado el solar vasco embarrado moralmente, resentido hasta el tuétano social, cuarteado de convivencia y no se regenerará hasta que la memoria colectiva se asiente en un relato honesto y justo.

Mientras tanto, las compuertas de las divisiones y enfrentamientos forjadas a lo largo de estas décadas continuarán bloqueando corazones y lastrando el vuelo de la normalización política, porque la percepción de lo ocurrido sigue siendo muy dispar y no parece que la propuesta de pasar la página de la historia y hacer un reparto general de las culpas salven el abismo de las diferencias. ¿Puede haber reconciliación si quienes justificaron el asesinato en aras de su proyecto político se niegan a asumir la inmoralidad de su conducta, a aceptar las responsabilidades contraídas con las víctimas, a replantearse los postulados ideológicos con que sustentaron su comportamiento?

 

Para añadir comentarios debe estar registrado.